Thursday, April 05, 2007

Una vuelta por Barranquilla

Por Maurcio Carrillo

Barranquilla es una de esas ciudades que se deberían visitar al menos una vez en la vida. Si no cuentas con la suerte de haber nacido allí, lo mejor es aliarse con un barranquillero y preguntarle que lugares visitar de la ciudad. He aquí mi aporte a la semana previa al aniversario de Curramba la bella.

El Aeropuerto Ernesto Cortissos es el primer lugar que pisarás en la ciudad, así que debes saber que en Barranquilla se inició la Aviación comercial y el correo aereo de colombia. Es importante visitar el Museo de la Aviación.

Saliendo del aeropuerto, debemos dirigirnos al puerto, el de más importancia a nivel nacional, y enseguida a la imponencia del puente Pumarejo, en ese instante debes preguntar como se llama en realidad y escuchar la historia que demuestra como la voluntad de un pueblo se impone sobre algunos lideres mediocres. Al dejar el puente subiremos por la calle 17 y pararemos en una de las tipicas tiendas de la esquina a tomar un vermouth debajo de la sombra de un arbol de Mango o Matarraton. Saliendo por la 17 giramos por Murillo hacia la derecha hasta ver la Iglesia de San Roque, cuya silueta me recuerda a las viejas catedrales europeas. Después de dar un paseo dentro de sus paredes y admirar sus frescos, debemos seguir por Murillo hsata la avenida Olaya Herrera y detenernos a contemplar el imponente edificio del Banco de la República. Al girar a la izquierda sobre la Olaya Herrera podremos observar seguidamente tres aspectos que marcan la vida barranquillera: 1. el puente tipico barranquillero, 46 sobre Felicidad, la catedral Metropolitana y el Sao de la 53.

Giramos por la derecha y rodeamos el Sao, al llegar a la esquina quedaremos con la boca abierta al apreciar el Teatro Amira de La Rosa que marca el inicio de lo que podriamos llamar el circuito del Viejo Prado. Barrio residencial que marcó la vida de la ciudad, el país y toda suramerica.

Si seguimos subiendo por las inclinadas calles de la Arenosa podremos observar: El Museo Romántico, la sede de El Heraldo, el World Trade Center, el arroyo del Country, Villa Country, Country Plaza, el Miss Universo, el parque Washington y el edificio Girasol.

Dando un rodeo por la ciudad podremos ver la Universidad del norte, la Libre, y llegar hasta Puerto Colombia ya fuera de la ciudad. Pero si al llegar a la 82, giramos a la izquierda en vez de seguir derecho, pasamos sin prestar atención al parque del Santo Cachón y sin preguntarnos si volverán a abrir el Nuevo Lido. Cogemos la cuchilla de la 83 raudamente y pasamos por el palo más grande que he visto en mucho tiempo, la casa de Amalín de Hasbún y el parqueadero de la 42b1, y detemos el coche en el que nos dirigimos frente al Minimarket 83 y la casa de los chinos. Veremos en el 4º piso del edificio que tenemos a nuestra derecha, al viejo Chalo esperando para tomarse unas frias, bailar salsa arrebatá y enseñarnos realmente la buena barranquilla.

Te animas?

3 comments:

Strikes Back said...

Despues de tanta vuelta hay que ir a comer algo:

en la 84 a Mc Mondongo

o Chicharron en murillo con 21

o fritos en los primos en la 38 o en frente la autonoma.

Tambien esta la opcion de un buen arroz de payaso en alguna de las calles de la Arenosa.

El Armadillo said...

una ida un domingo al estadio metropolitano...

falto una paseada a comer huevas de pesacado con patacon en puerto colombia..

un paseo por la via 40 pero en plenos carnavales cuando es imposible por la cantidad de gente....

imposible dejar de llevar al visitante a ocas de ceniza donde confluyen el rio y el mar y se hacen uno solo...

en fin mejor vividero o no ...mil y un sitios por disfrutar...

cheo said...

muchachos, no se olviden de la famosa tiendecita uno de los ligares donde Don Gabo paso mas de una tarde tomandose unas frias...
y comer unos deditos curucoteadores