Saturday, April 21, 2007

Carlos Vives y algo más

Por Mauricio Carrillo

Desde el punto de vista de incidencia en el mercado nacional e internacional, la irrupción de Carlos Vives en el escenario vallenato fue algo parecido a la llegada del ansiado mesias. El ritmo de los juglares del valle de Upar se empezó a escuchar en reconditos lugares de todo el mundo, a cada hora, se leían noticias de ventas del cantante samario permitiendo que muchos otros vallenateros lograran alcanzar la cima en forma de presencia musical en emisoras de los cinco continentes.

Una vez escuché decir que después de Carlos Vives cada segundo una canción vallenata se empeza a escuchar en el mundo, colombianos recibían alborozados los ritmos que entraban sin permiso en sus oidos en discotecas frugales llamadas ÑapBuff, City Tropic, Standard o Baja Beach. Un amigo me contó una vez que realizando un recorrido por ciudades europeas al emtrar en el Moulin Rouge había escuchado un tema compuesto por Rafael Escalona y cantado por Carlos Vives. Esa misma persona me contó también que en un garito de Amsterdam, al que entró a comprar..... un litro de leche, encontró un grupo de personas que flipaban en medio de una humareda producida por... el litro de leche consumido, su asombro llego con la melodia que escuchaban sus oidos, era nadad más y nada menos que “Alicia Dorada” de Alejo Durán. No sé lo creía, buscó explicaciones, pero no las encontró. Me lo cuenta cada vez que estamos bebiendo vasos de leche y preparando barbacoas, Cuento esta anecdota porque me permite dar inicio a mi aportación al multipost de la leyenda vallenata.

Muchas personas en el mundo consideran que el vallenato nació con Carlos Vives dado que es lo primero que escucharon y que bailaron por tierras norteñas. Pero no es así, cada vez que puedo me reuno con mis amigos en grandes parrandas vallentas, tipo Plaza Espanya e invitamos amigos y amiguitas para bailar y enseñarles la historia del vallenato, que con todos sus juglares y poetas de la canción nos permiten escamotearles escotes a la vida.

De este modo en pleno hemisferio norte podemos compartir con amigos las enseñanzas de la gloria de Alejo Durán, la trajedia del “039” contada por el mismo Durán, las razones del poeta para “no volver a Patillal” o el interés de cada miembro del Grupo Copera de abrir una tienda llamada “Los recuerdos de ella” y como recordamos Barranquilla, Santa Marta y Colombia en general con cada avión que casí nos deja.

Es una verdad como un puño que el vallenato sólo pudo nacer en una región como el Cesár y la baja Guajira, tierra donde el floklore es más importante que la vida misma, de ahí que pueda llegar a cualquier rincón del mundo, porque transmite la historia de una esquina remota del mundo que guarda el frasco de las escencias de los hombres y mujeres buenos.

1 comment:

Strikes Back said...

Un español que conoci en Barcelona me confeso ser gran admirador Carlos Vives y tener toda su discografia pero admitio desconocer la palabra Vallenato.