Monday, March 26, 2007

Salida Caótica

Por: Alejandro Ángel Torres

La infaltable foto bajandome del avión, si, la mancha que se ve al fondo soy yo


- ¿Y a que hora nos revisan las maletas acá? Le pregunté con la inocencia del que
ha viajado poco –e imaginando lo peor- a mi recién conocida compañera de
viaje.

- ¿Revisarnos las maletas? Pero si ya estamos fuera de inmigración ya estamos en suelo español ya no nos van a revisar mas nada… fue su asombrada respuesta.

Ya. Esa fue mi llegada a España. Eso era lo que había que contar esta vez en el multipost ¿o no?

Sí, ya sé, un poco aburrida; pero así fue. Ahhh pero la salida de Colombia esa si no tuvo nada de aburrida…

Después de las varias despedidas en Santa Marta y Barranquilla ya me encontraba en Bogotá, aeropuerto El Dorado listo a buscar el sueño europeo y con la vista nublada quizá por la alegría del viaje, quizá por los recuerdos de la despedida de la noche anterior con mis amigos “cachacos”.

En fin que el gran día había llegado, atrás quedaban los meses de jodedera a mis amigos, familia y a quien se dejara con el monotema de “me voy para España, me voy para España, me voy para España”.

Pero el gran día prometía en convertirse en una gran Odisea, mayor que la que vivió Ulises… y vaya si se convirtió en Odisea.

Canto Primero de esta Odisea.
Yo no creo que tenga cara de malandro o de delincuente, pues los encargados de seguridad del Aeropuerto El Dorado en Bogotá parece que no pensaron lo mismo por que como que me vieron cara de mula. Me explico, las medidas de seguridad y registro de posibles traficantes y transportadores de drogas incluyen examen de Rayos X para encontrar sustancias ilícitas dentro del cuerpo o requisas exhaustivas al equipaje del sospechoso buscando las mismas sustancias encaletadas en cualquier parte del mismo. Normalmente los agentes de seguridad escogen a quienes les hacen la requisa más que nada basados en el aspecto de las personas y sobre todo un poco al azar, pero un joven, bien vestido, sin acompañante hummm da mala espina.

Al menos eso entendí yo por que si es algo al azar y solo te hacen una de las dos (es decir o te hacen Rayos X o te revisan la maleta o ninguna de las dos) bueno pues bendita Ley de Murphy* que se ensaña contra mi; primero me pasaron por la maquina de Rayos X , como es obvio no encontraron nada, me cambié y fui a hacer la cola para entrar al avión, mientras estoy esperando veo una lista de 4 números de tiquete separados de los demás; si, adivinaron, ahí estaba el mío y si, adivinaron, era para requisarnos la maleta.

Canto Segundo de esta odisea
Cabe resaltar que dicha maleta era una tula gigante en la que traía toda mi vida armada para los siguientes 7 meses que estaría estudiando en Madrid, así que imaginen las proporciones y sobre todo los días que gasté empacándola con mi querida abuela -que ha viajado mucho y es experta en estas lides- por eso en el momento que me hicieron abrir la maleta cada pantalón doblado, las camisas ubicadas de lado para rendir más la maleta, los calzoncillos y medias apretados dentro de los zapatos para ganar espacio, en fin todo tipo de mañas realizadas para que cupiera toda mi vida futura en una maleta se fueron a la mie…. Digo a Itaca con Ulises.
Después de una extensa requisa, de desarmar de un lado para otro la bendita maleta y no encontrar nada -como era obvio-, de interrogarme una y otra vez, de mostrarle los papeles de la bendita beca, de vaciar talcos y cualquier cosa que les pudiera parecer sospechosa el policía me dijo con el mayo descaro del mundo

- Bueno; ya está. Parece que no hay nada. ¡Ah! y rapidito que lo deja el avión.

Casi le pego, pero bueno ni modo a medio ordenar, que digo ordenar a embutir* la ropa y rogar que no me fueran a meter nada raro en ella en el vuelo por que la maleta no pude cerrarla ni con todos los esfuerzos del mundo.

Primera foto que me tome como turista en Madrid, frente al Palacio Real

Canto tercero de esta odisea. ¿Ulises como aguantaste 24 cantos?
Me siento en mi silla, bueno sentarme es un decir, me aprieto en mi silla, definitivamente la clase turística de Iberia no es lo mas recomendable para alguien que mida mas de 1, 80 –yo por ejemplo- bueno pero incomodo y lo que fuera ya se acercaba más mi llegada al viejo continente…sólo me separaban 11 horas de las cuales esperaba dormir al menos 7 para que no se hiciera largo el recorrido. Pero Murphy volvió a arremeter contra mi y a mi lado sentó al viejito más cansón y hablador del mundo y ojo que yo soy hablador así que para que diga que el tipo era hablador es que era HABLADOR. Así que entre el viejito hablador, las silla incomoda y las bulla de los parlantes de la TV que llevaba al lado creo que dormí como una hora, obviamente siguiendo la estela de Mr. Murphy me quedé dormido cuando finalizaba la película a la que le había gastado 2 horas y media y me quede sin saber si DiCaprio moría o no al lado del barco grande ese ;-).

Y se acabo la odisea, llegué a mi Itaca
Bueno no todo podía ser quejas al rato conocí en el avión a una niña de Bogotá que iba a Madrid con la misma beca que yo, ahí empezamos a hablar y me salvo de la parla del viejito vecino. Transcurrido un buen rato sonó música para mis oídos

- Señores pasajeros nos alistamos para aterrizar en Madrid, son las 10: 20 de la mañana hora local, rogamos mantenerse en sus asientos hasta que culmine el aterrizaje y blablablablabla….

Como la propaganda de Fanta grite alegre “llegamos a Madrid, llegamos a Madrid”, me bajé del Avión con la ilusión obvia de ver cumplido el sueño tantos meses preparado y a la expectativa de lo que venia para mi vida, eso si todavía faltaba la requisa de la policía en Madrid, si me revisaron tanto en mi propio país pues en el Aeropuerto de Barajas suponía que me harían hasta revisión de cavidades* si era necesario.

- ¿Y a que hora nos revisan las maletas acá? Le pregunté con la inocencia del que ha viajado poco (e imaginando lo peor) a mi recién conocida compañera de viaje.
- ¿Revisarnos las maletas? Pero si ya estamos fuera de inmigración ya estamos en suelo español ya no nos van a revisar mas nada… fue su asombrada respuesta.

Ya estaba en Madrid y ahí empezó mi Odisea viviendo en Europa pero esa es otra historia y da para 24 cantos y más…en ese momento al menos ya estaba acá.

*Ley de Murphy: «si algo tiene la posibilidad de salir mal, saldrá mal»
*Embutido: Apretado.
*Revisión de Cavidades: Recuerdan a Beavis and Butthead en el MTV

3 comments:

Strikes Back said...

Solo tengo una duda, sobre la identidad de tu acompañante de vuelo, no seria chi jay?

Strikes Back said...

Antes de leer todo el post lei los pies de paginas, y tuve un mal presentimiento cuando lei "revision cavidades".

KARY said...

Uno con esa emocion de querere llegar YA! a su destino "turistico" y las aduanas que siempre quieren estar en las anectodas de todo pasajero que se respete, pa' mi que ese senor Murphy les pasa su platica y se rie a carcajadas con la desesperacion que nos causan.