Saturday, February 10, 2007

Primeras Marimondas en Barcelona

Por Juan Manuel Carrillo



Ahí estábamos, las dos grandes agujas del diseño marimondíl Barranquillero, Chorote de Hasbun, y Cheo Zajar dándole las últimas puntadas a la mascara de marimonda del brasilero; contra reloj, la hora de partida hacia el lugar de concentración de la Rua del carnaval de Barcelona se aproximaba con paso inclemente, porque como dijo un gran filosofo de esta nuestra era:

“No hay Tiempo que no se de; Ni plazo que no se cumpla.

Contra el cronometro puntada va puntada viene, zajar dandole prisa a chorote Hasbun. Es que no vamos a alcanzar Decía chorote en su tradicional pero realista pesimismo, No se sabía porque se dejaron embaucá por el brasilero que a última hora al ver que las mariondas salían en el desfile de la Rua de Barcelona se empecinó en salir diciendo en su típico acento brasilero mezclado con algo de barranquillero, Yo foi Salí, yo foi Salí, en esa vaina, yo tambien soy puto sudaca barranquillero, y ante tal insistencia y ante tal muestra de afecto hacia esa ciudad llamada Barranquilla no les quedo otra que empezar a buscar los implementos para confeccionarle una mascara de marimonda en tiempo record y sin la mas mínima idea.

Se comenzó primero seleccionando la base el si la tela base. Que resulto ser el busito de abeja maya que le regalaron al afamado Sr. Arlequín en una de esas fiestas de promoción de alguna bebida espirituosa que se hacían en su antiguo centro de trabajo.
Luego vinieron los ojos, la boca y nariz. ¿De donde saldran?.. Ah!… se vino a la mente la camisa de cuadro con la que todo barranquillero desembarca en el aeropuerto del Prat. Venía como pedrada en ojo tuerto.
Y así uno a uno fueron surgiendo cada una de las partes de la marimonda brasilera..
No había otro aliciente, que tener una marimonda más.
Porque hasta ese momento solo se contaba con cuatro marimondas. Y una mas ante tanto garabato y tanto cumbiambero era como si fueran diez.
La verde del cheo.
La amarilla del chorote que heredo de camilo, porque la roca quería la satinada que había dejado el librito.
La satinada (con ciertos aspecto chi Jeysísticos) de la roca.
Y la roja del GRAN Arlequín o Suizo como se hacia llamar por aquella época.

13:45 del sábado de Carnaval, última puntada! la meta se había logrado, la mascara estaba terminada; ya se podía salir en bombas de fuego a coger el tren que les llevaría a su destino a ser LAS PRIMERAS MARIMONDAS DESFILANDO POR LAS CALLES DE BARCELONA….



Ellos nunca imaginaron que el día en que el librito se presentó en medio de un trepidante derbi junior de la Vila vs. El equipo del gordo…. ¿o del gordo no? Pero eso en estos momentos da igual el caso es que se ganaba 1 – 0 con un potente disparo de fuera del área del arlekim cuándo de repente se escucha una voz y un sonido extraño en la cancha
CHEO… CHEO… CHRUUU… CHRUU… Mira... Mira

El cheo no lo podía creer. Quedo embelezado con esa imagen de 100 kilos vestida con la camiseta del júnior talla XXL camisola de dormir, ajustada a una prominente pipa cual body de chica miércoles portando en su cabeza una mascara de marimonda, que despedía destellos luminosos que encandilaban a todos cuanto osaban mirarla.
La alegría lo embrago de tal modo que no se dio cuenta que el equipo contrario se acerco con peligro y anoto el gol del empate. Ya daba igual el fútbol, que el gordo fuera un tramposo amaña partidos, que el frió les estuviera calando lo huesos.

Las marimondas estaban el Barcelona. y estaban, pa quedarse y no irse nunca porque…

No es tanto el disfraz de marimonda si no los brincos que hay que pegar….

Ahí se los dejo si quieren saber lo que paso en el desfile tendrán que esperar porque eso es otra historia que merece un post aparte.

2 comments:

Strikes Back said...

Cheo, pa ve si me haces una docenita de mascaras y me las mandas a Lulea, pero las forras con cobija por dentro, Carnaval a -20ºC.

Carlos Mario S M said...

Jajaja, ¿que más preciso que una piedra en el ojo de un tuerto?